Diario de Viaje

Día 29/10/16. Salida del vuelo Madrid – Doha.

Volamos con Qatar Airlines vía Doha. El vuelo sale a las 23:40, por lo que aprovecho todo el día para preparar los últimos detalles del equipaje, que comencé a preparar casi 10 días antes.


En cualquier caso, al viajar en un grupo de 20 personas nos han pedido que estemos en el aeropuerto a las 8 de la tarde, con lo que a eso de las 7 me voy para el aeropuerto. Allí nos encontramos todos y tras facturar los equipajes nos tomamos las primeras fotos de grupo.


El vuelo es tranquilo y cómodo. Aprovecho para ver un par de películas, y dormir un rato. Entre esto y las comidas de abordo, el vuelo se pasa rápido.

Día 30/10/16. Salida del vuelo Doha (Qatar)- Katmandú

El tiempo de tránsito que tenemos en Doha es de una hora y media. No suelen gustarme estos tránsitos tan cortos, porque puede surgir cualquier cosa, haber mucha gente en el control, algún retraso en la salida,… En este caso, no hemos tenido ningún problema, el control de seguridad lo pasamos bastante rápido y encontramos la puerta de embarque bastante bien. Mientras esperamos a embarcar aprovechamos el güifi gratuito del aeropuerto para enviar novedades de nuestra situación a la familia en España.


Puntualmente embarcamos con destino a Katmandú. Este avión es más pequeño que el anterior. Aprovecho para dormir un poco. En esta ocasión no utilizo el sistema de entretenimiento abordo, supongo que te cansas de todo. Llegamos puntuales a Katmandú.


El aeropuerto de Katmandú es bastante sencillo. Se entra en una amplia sala diáfana donde procedemos a rellenar el documento de inmigración con nuestros datos. Después, hay que pagar el precio del visado en un mostrador que hay al efecto. El precio es de 40 USD para estancias de más de 15 días y menos de 30 (menos de 15 días cuesta 25 USD y más de 30 días, hasta 90 cuesta 100 USD). Lo puedes pagar en diferentes monedas. Yo pagué 40 euros y me devolvieron un dólar USA. A algunos compañeros les devolvieron unas 100 rupias nepalíes. No hay posibilidad de hacer el pago con tarjeta, aunque los carteles indican que se puede.


Después de haber pagado, con el recibo del pago, el documento de inmigración cumplimentado y una foto que has de llevar tú, te diriges al mostrador de inmigración donde te colocan una pegatina en el pasaporte con la fecha hasta la que es válido el visado y nada más. Ya estamos oficialmente en Nepal.


A la salida del aeropuerto nos espera nuestro autobús que nos lleva a todo el grupo hasta el hotel Yak and Yeti. Al entrar en el autobús nos colocan a todos una cinta en el cuello, para la buena suerte.


En el hotel nos recibe el jefe de la agencia nepalí Thamserku. Le entregamos nuestros pasaportes para que soliciten los permisos para poder realizar la ruta de senderismo. Una vez que nos entregan las habitaciones, y hemos dejado nuestros equipajes, rápidamente nos vamos al barrio del Thamel, el barrio donde se encuentran las mayorías de tiendas de ropa de montaña para extranjeros. Todo el mundo necesita comprar algo. En mi caso, necesito comprar un saco de dormir adecuado para la altitud a la que vamos a dormir.


Primero paramos en una casa de cambio para conseguir dinero nepalí. Hay dos justo a la salida del hotel y tienen un cambio de 114,20 Rs por Euro. El precio en el aeropuerto era de 113,40 Rs por Euro. Dado que somos bastantes para cambiar pedimos que nos den el cambio a 115 Rs por euro. Lo conseguimos sin problema, pero resulta que se quedan en seguida sin dinero nepalí, así que algunos cambiamos poco dinero.


Hay mucha gente por las calles. Parece que hemos llegado en mitad de la celebración de las fiestas de Tihar, una fiesta hindú que se celebra a lo largo de cinco días. Vemos las entradas a los comercios decoradas con pinturas e iluminadas con velas. Lo más jóvenes realizan bailes y se les da una propinilla. Celebran el año 2073.

Vemos varias tiendas, pero no me decido por la compra de ningún saco. He visto uno que me ha gustado algo más, pero prefiero consultarlo con la almohada.


De vuelta en el hotel, cenamos todos juntos en el restaurante. El precio de la cena bufet es de unas 2240 Rs. Una botella de cerveza de 650 cl. Cuesta en el hotel 1000 Rs. No es barato.


Después de la cena me voy para la habitación a terminar de preparar el equipaje que voy a llevar durante los días de montaña, y a dormir.

Día 31/10/16. Katmandú – Pokhara.

Nos levantamos pronto y tras el desayuno bufet en el hotel volvemos al Thamel para terminar las compras. Visito primero un par de tiendas para ver un saco de dormir, pero finalmente me decido por una de las tiendas que vi el día anterior. El saco me ha costado 7000 Rs (61 euros). Indica que es de marca, pero se ve claramente que no es original. El saco es de pluma.

A la hora convenida estamos todos de vuelta en la recepción del hotel. Vamos a dejar allí parte de nuestro equipaje para llevar a la montaña sólo lo que creemos que vamos necesitar. Después cargamos los bártulos en el autobús y salimos con destino a Pokhara.


La salida de Katmandú está bastante atascada y toma bastante tiempo abandonar la ciudad. Vemos que en esta ciudad la mayoría de la gente son hindúes y que hay bastante pobreza. Las calles están sin asfaltar y se levanta mucho polvo.


La distancia entre Katmandú y Pokhara es de unos 200 kms., pero la carretera que une ambas ciudades no es muy buena y además las normas de circulación no son las que acostumbramos nosotros. El viaje durará unas 6 horas ya que la velocidad máxima que alcanzamos es de 50 kms/hora, en el mejor de los casos y paramos a comer a mitad de camino.

Me duermo un rato después de comer. Al despertar ya es de noche y vemos que siguen de fiesta pues todas las viviendas están decradas con luces (como las de nuestra Navidad), además de velas. Las puertas de las casas están abiertas. Parece ser que es para atraer la fortuna. Las fiestas duran cinco días en total.


Llegamos al hotel de Pokhara, el Landmark. Está junto al lago. Un hotel un poco antiguo, pero que está bastante bien. Después de acomodarnos, algunos salimos a dar una vuelta por la ciudad, que está también celebrando el Tihar. Al igual que en Katmandú, los más jóvenes bailan en la calle y la gente les da dinero.


No da para más el día. Volvemos al hotel a dormir.

Día 01/11/16. Pokhara – Phedi - Landruk.

Hoy comenzamos ya a caminar por las montañas. Después de desayunar en el hotel nos acercan en autobús a Phedi, parando un momento a las afuera de Pokhara para tomar unas fotos rápidas de las vistas del macizo del Machhapuchhre.


Al cabo de un rato estamos ya en el comienzo de la ruta al campo base del Annapurna (ABC por sus siglas en inglés: Annapurna base camp). El camino comienza en unas escaleras, lo que no me podía imaginar es que casi todo el camino hasta el ABC estuviese alicatado y preparado con escaleras. Ciertamente no sé si es más o menos cómodo de esta manera. Subir y bajar escalones es bastante cansado.

La ruta hasta Damphus es cuesta arriba por los escalones, pero es sencilla. En este pueblo ya se ven unas fantásticas vistas de Machhapuchhre.


A la salida de alguna aldea o pueblo hay niños en mitad del camino cantando y pidiendo una propina. Dado que es fiesta y que la fiesta parece que funciona de esa manera es aceptable dar unas rupias a los niños. El problema es que cuando atravesamos algún poblado, los niños se suelen poner en mitad del camino a modo de barricada que no abren hasta que les has dado algo. Yo no les voy a dar dinero. Nunca doy dinero a los niños. Simplemente me quedo mirándolos con una cara sonriente, sin decir nada. Al cabo de un par de minutos se han cansado y te dejan o se van a por otro turista.


Comemos en ruta, en un refugio bastante humilde con un dueño vestido de manera pintoresca. Lo que más me llama la atención de su ropa es una especie de saco o alforja de tela que lleva a la espalda que hace también como chaquetilla. Este tipo de ropaje lo volveremos a ver más adelante, aunque sólo se lo he visto llevar a los hombres.

Continuamos la marcha y a última hora de la tarde llegamos a nuestro refugio con unas vistas fantásticas del Annapurna Sur y Hiun Chuli. Hacemos turnos para la ducha, pero el agua se calienta con energía electrica y solo ha llegado para los 4 primeros. Cuando yo me ducho el agua está fría pero soportable. Sobre las 8 cenamos.


Después de la cena suben unos jóvenes del pueblo para enseñarnos los bailes que han estado preparando. En realidad llevan ya un rato bailando antes de que nosotros bajásemos. Una noche muy animada.

Día 02/11 Landrung (1.565 mts) a Chomrong (2.170 mts).

El desayuno consiste en una tortilla, café o té y una especie de pan parecido a lo que son las porras, comenzamos la ruta. El camino comienza bajando por el pueblo donde vemos a la gente en sus queaceres diarios. Abandonado el pueblo vamos por la parte de la montaña en la que da la sombra, con lo que la temperatura es bastante fresquita.

Tras un rato andando, tras cruzar un puente colgante sobre el río que baja por el valle, cambiamos al otro lado. Ahora nos da el sol de lleno y hay que quitarse ropa pues comenzamos a sudar. Hace mucho calor y hay mucha humedad. El paisaje es fantástico, pero siempre hacia arriba generalmente por escalones.

Cuando estamos llegando al refugio donde comeremos, vemos a una persona que baja con un niño a las espaldas. Tiene toda la pinta de estar enfermo. Creemos que tiene que ir cargado así con el niño hasta el pueblo del que venimos nosotros donde es posible tomar un coche para bajar a Pokhara. Nos hace pensar a todos lo difícil que debe ser la vida en las montañas para todos los que viven en la zona. La impresión que tengo de Nepal en lo poco que he estado hasta ahora es que es un país pobre. No digo humilde, sino pobre, donde no debe haber mucha gente que viva de una manera aceptablemente cómoda.


El paisaje que vemos es todo verde, salpicado de terrazas donde se cultiva arroz y también otra planta que utilizan para comer y para fabricar un licor. Vemos a mucha gente recolectando y preparando estos granos.


Sobre las 5 ya estamos en nuestro albergue con unas vistas fantásticas del valle y de nuevo el Annapurna sur y Hiun Chuli.

Antes de cenar subimos hasta la escuela que está en lo más alto de la colina en la que está Chomrong. Desde luego, los niños tienen que hacer un buen ejercicio para ir al colegio.

Esta noche cenamos pollo. Parece ser que según las creencias del lugar, a partir de este punto entramos en territorio sagrado, y como veremos más tarde, ya no es posible matar animales, y más adelante ni tan siquiera comer carne, y ya no nos la servirán en ninguno de los refugios a los que vallamos. No obstante, nosotros llevamos nuestras provisiones de jamón, chorizo, etc. hemos preguntado siempre si podemos comerlo a partir de este punto y nunca nos han dicho no podamos hacerlo. Parece que los budistas o indúes son más permisivos con estas cosas que otras religiones.

Día 03/11 Chomrong (2.170 mts) a Dobhan (2.550 mts).

Como será habitual, en el desayuno nos sirven una tortilla, tostadas con mantequilla de yak y café o té. Después del desayuno y tras tomar las últimas fotos de las tremendas vistas del Annapurna Sur y Hiun Chuli comenzamos la marcha. El camino baja sin remisión durante unos 250 mts. hasta el fondo del valle hasta un puente colgante bastante nuevo. después comenzamos a subir. A partir de este punto ya no hay que subir y bajar tanto, sino que el camino va a ir siempre hacia arriba. 


A partir de Sinuwa empezamos el camino nos lleva por una especie de cañón estrecho orientado al sur que no abrirá hasta que lleguemos al campo base del Machhapuchhre. Es la parte que menos me ha gustado, ya que en el cañón no hay demasiadas vistas, está la mayor parte del día a la sombra, con lo que hace bastante fresco durante el día, y por la noche hace frío.

Paramos a comer en Bambu Lodge. No hay duda de dónde le viene el nombre, ya que la zona está repleta de plantas de Bambú.


Las cenas a partir de aquí son bastante pronto, sobre las 7 de la tarde y nos vamos a dormir generalmente a las 9, o incluso bastante antes.

Día 04/11 Dobhan (2.550 mts.) a Deurali (3.350 mts).

Etapa corta. Seguimos dentro del cañón. Hoy nos hemos ido a dormir sobre las 19:30. Tampoco es que me importe mucho, pues no hay mucho que hacer allí. Hemos cenado pronto y cuando hemos empezado a jugar al con los dados al mentiroso, la gente que trabaja en el refugio ha entrado para a dormir. Hemos visto que los comedores los utilizan también para dormir tanto la gente que trabaja en los refugios, como los porteadores o guías que van con los turistas.

Día 05/11 Deurali (3.350 mts.) al Campo base del Machhpuchhre (3.700 mts).

También hoy es una etapa corta. Según vamos ascendiendo por el cañón, este se va abriendo. Ya no hay vegetación selvática, sino matorral y monte bajo. 


En una de las montañas que cierran el cañón, a determinada altura se observa una mancha blanca que corresponde al hueco dejado por unas rocas que han caído. La forma que tiene la mancha es la de Buda sentado. Muy curioso.


A media mañana llegamos al refugio y tras el reparto de habitaciones comemos. Parece que no hay mucho sitio en el refugio y tres de nuestros compañeros tienen que dormir en una tienda de campaña que les montan en el exterior..

La noche fría y la habitación que me ha tocado más fría y algo húmeda. Aún así, consigo dormir bien.

Día 06/11 C.B. Machhapuchhre (3.700 mts.) al Campo base del Annapurna (3.700 mts).

Nuevamente tenemos una etapa muy corta. La subida hasta el campo base del Annapurna es muy sencilla. Al llegar me siento de subidón. Tengo ganas de correr a todos los lados. No me puedo quedar tranquilamente parado, pero en altura está claro que no puedes ir demasiado rápido, así que para tranquilizarme me afeito. El agua sale muy fría y no sé muy bien por qué motivo, la cuchilla no corta, pese a ser nueva, y resbala por encima del pelo sin llegar a cortarlo. no sé si tendrá que ver con el frío.

Antes de comer nos acercamos hasta el filo del glaciar para tomar fotos. Impresionante, aunque el glaciar se nota muy mermado. Al otro lado del glaciar se ven tiendas de campaña de unos valientes que van a intentar alguna ruta de las que comienzan aquí. Después de comer damos otra vuelta hasta que comienza a caer el sol. Empieza ya a hacer frío y decido volver al refugio. Al subir no ha habido problema, pero ahora al bajar, los pasos con nieve parecen mucho más expuestos que cuando he subido. Voy con muchísimo cuidado, no sea que resbale y caiga.

En el albergue hay unos chicos de Alicante, que también están haciendo la misma ruta, aunque ellos andan más rápido que nosotros.


Después de la cena intento tomar unas fotos nocturnas para hacer tiempo antes de irme a la cama. El cielo aquí es impresionante. Hacía mucho tiempo que no veía la Vía Lactea y aquí se puede ver. Es una pena que haga tanto frío, por que no estoy mucho tiempo fuera. Me meto en el saco donde estoy cómodo, e intento leer un poco antes de dormirme, pero la baja temperatura hace que la parte del cuerpo que tengo fuera del saco se quede fría, con lo que desisto de la lectura e intento dormir.

Día 07/11 C.B. Annapurna Deurali (4.130 mts.) a Himalayan Lodge (2.920 mts).

Antes de comenzar el viaje de regreso, Lakpa, el jefe de los guías nepalíes que nos acompañan, realiza una ceremonia en el campo base junto a uno de los chorten de oración que une un chorten principal a través de las banderas multicolores de oración tradicionales.


Lakpa estudió para lama y le he escuchado rezar en otras ocasiones, antes de comenzar nuestra marcha. Supongo que aquí en España sería una especie de seminarista. La ceremonia consiste en dejar ofrendas en el chorten, lanzando cerveza y arroz. Se enciende también incienso y finalmente se cuelgan unas banderas de oración con los colores de los elementos.

Al terminar la ceremonia, escuchamos que se acerca un helicóptero al campo base. Aterriza a unos metros del campo. Pensamos que viene a recoger a algún turista accidentado, pero parece que trae a unos nepalíes a hacer una ofrenda en el chorten principal que hay en el campo base. Lanzan un montón de papelitos de colores con las oraciones. Llama la atención que en un país tan paupérrimo alguien pueda permitirse pagar un helicóptero para subir a hacer una ofrenda a los dioses.


Poco que decir de la ruta de hoy. Comenzamos la bajada. No hay otro camino, así que hacemos el camino en sentido inverso a los días anteriores.


El refugio de Himalayan lodge no nos gusta a ninguno. Es muy húmedo. No es que los otros refugios hayan sido para tirar cohetes, pero éste no es muy bueno, sin embargo, a diferencia de los otros refugios, en el comedor de éste hay calefacción. 


Una calefacción flojita, pero que viene muy bien. No creo que sea para los visitantes, si no, más bien, para la gente del refugio que duerme allí por la noche.

Día 08/11. Himalayan Lodge (2.920 mts.) a Chomrong (2.170 mts).

Seguimos deshaciendo el camino de ida. A partir de este punto de nuevo vuelve a haber vegetación, aunque seguimos dentro del cañón hasta llegar a Sinuwa, donde paramos para comer.


Después de comer, empiezan de nuevo las bajadas y subidas y todos vamos pensando en el último tramo de la ruta de hoy: una subida de 2.000 escalones (unos 250 mts) hasta el refugio de Chomrong, donde hoy hacemos noche.


Aquí ya podemos comer comer carne, así que nos sirven pollo en la cena. Después, una partidita de mentiroso y a dormir. Se nota la diferencia de temperatura con respecto a dormir en altura. Aquí ya no hace tanto frío.

Día 09/11. Chomrong (2.170 mts.) a Gandruck (1.940 mts).

El camino discurre hacia abajo hasta Kimrung por una zona abierta y arbolada en la que vemos algunos monos en los árboles. Se divisan algunas aldeas y las terrazas de los campos de arroz.

Paramos en el refugio de Kimrung antes de cruzar el río. Esta zona debe ser una ruta comercial o de abastecimiento a los pueblos de la zona ya que por aquí pasan bastantes caravanas de mulas, algunas compuestas por 15 ó 20 animales.

Tras pasar el río por un puente colgante, volvemos a subir hasta el pueblo de Komrong, donde paramos para comer. Hace fresquete. Cuando llego la “ambulancia” se está llevando a una señora mayor dirección Ghandruk. Cuando digo ambulancia, me refiero a que la señora se ha sentado en uno de los canastillos que usan los porteadores para subir mercancías. El canastillo está abierto por el lado frontal para que la señora pueda ir cómoda. Un porteador se pone el canastillo con la señora a la espalda y hace el camino de bajada hasta el pueblo. Nuevamente vemos lo difícil que tiene que ser vivir en zonas remotas como esta.


Seguimos la ruta hasta el pueblo de Gandruk, que es donde se encuentra nuestro alojamiento esta noche. El pueblo no es gran cosa, pero es bonito. Un pueblo rural en el que se ve a los habitantes cribando el grano.


En el albergue he probado una bebida alcohólica cuyo nombre no recuerdo hecha a base de arroz. Es parecido a un arroz con leche, pero con sabor a vinagre y con alcohol. No me gusta mucho.

Día 10/11. Gandruk (1.940 mts.) a Tadapani (2.630 mts).

La ruta de hoy me gusta mucho. Discurre por bosques de rododendros (eso es lo que me dicen, que yo no sé diferenciar más allá de un pino), atravesando arroyos y viendo muchas cascadas. Como todos los días, las subidas y bajadas son constantes.

El refugio de hoy está situado en un alto con unas buenas vistas. Junto con el resto de refugios, forman una especie de aldea en la que hay montados puestos de baratijas para turistas.

Después de comer damos una vuelta por el bosque que hay alrededor del refugio. Es un bosque salvaje, aunque se pueden seguir sendas muy estrechas, que te llevan a pequeños depósitos de agua. También vemos búfalos, por lo que suponemos que debe ser una zona de pastoreo. Supongo que no es tan salvaje, aunque la vegetación crece libremente.


Por la noche intento tomar fotos nocturnas de las montañas y las estrellas, pero con mi cámara poco se puede hacer.

Día 11/11 Tadapani (2.630) a Ghorepani (2.860 m).

Hoy es un día frío. No hay mucho sol y la ruta discurre por un estrecho y húmedo cañón. A pesar de lo fresco que está el día, la ruta está bastante bien, con mucha vegetación y arroyos. Paramos a comer en Deurali. Hace frío y comemos dentro del refugio.


Unos kilómetros antes de llegar Ghorepani se abre el valle y podemos disfrutar de unas vistas increíbles del Dhaula Giri y de todo su valle. En esta zona hay mucho movimiento de avionetas que hacen la ruta a/desde Jomsom.

Por la tarde llegamos a Ghorepani. Desde la distancia tiene la apariencia de ser un pueblo. Una vez que llegas a Ghorepani ver que en realidad se trata de un montón de refugios cercanos unos a otros. Dispone de algunas tiendas de comestibles, tienda de recuerdos, y puestos de baratijas.


Hay mucha gente en la ciudad pues es donde comienza la ruta de subida a Poon Hill para ver el amanecer en esta zona del Himalaya.


El refugio en el que estamos no parece una construcción sólida. Da la impresión que es todo él de contrachapado: paredes, techos,… No me extraña que en caso de terremoto colapse.


Damos una vuelta por el pueblo y después de cenar nos despedimos con una mini fiesta de música nepalí de los porteadores, a los que ya no veremos al día siguiente.

Día 12/11. Ghorepani (2.860 mts.) a Poon Hill (3.200 mts.), Naya Pool (988 mts.) y Pokhara (820 mts.)

Hoy nos levantamos a las 4 de la madrugada. No somos los únicos. Hace mucho frío fuera del refugio, pero las calles del pueblo ya están abarrotadas de caminantes que con la linterna en la cabeza, los bastones en la mano una gran cantidad de prendas de abrigo comienzan la subida en romería hasta Poon Hill con la idea de estar arriba para ver los primeros rayos del sol iluminando los picos.

El camino no tiene ninguna pérdida y, por otro lado, lo van marcando claramente los cientos de lucecitas que te preceden. Para subir hay que pagar 50 rupias en una caseta en la que hay unas cobradoras. Después es subir los escalones hasta llegar a la cima. Una vez en la cima, esperar en el frío a que salga el sol y vaya iluminando los picos. Arriba hay una caseta en la que venden café, té y otras cosillas y una plataforma que suele estar repleta de turistas pegándose por conseguir un sitio para tomar la foto.


La subida a Poon Hill sin duda merece la pena por las fantásticas vistas que hay, pero a mi entender ver amanecer, no tiene nada de especial. Después de haber tenido la experiencia, preferiría subir de día disfrutando de las vistas, con una temperatura menos gélida, con mucha menos gente, y bajar tranquilamente. Para la próxima vez.

Sobre las ocho de la mañana comenzamos a descender y estamos en una hora de nuevo en el refugio desayunando.


Los porteadores ya se han marchado con nuestros petates. A nosotros nos queda un día largo de caminata hasta Naya Pool. Comenzamos la bajada. El paisaje va cambiando poco a poco. Ya atravesamos algún pueblo de verdad, no formado sólo por refugios para turistas. Ya hay niños y más gente que la que vemos en una ruta de montaña. A última hora de la tarde llegamos a Birethanti.


Todavía tenemos que cruzar el río, atravesar Naya Pool y llegar a la carretera para tomar el autobús de vuelta a Pokhara. Cuando cruzamos el río nos damos de bruces con la realidad nepalí: la pobreza. El camino hasta la carretera discurre por un poblado muy pobre. No debe haber agua corriente en las casas, pues casi todo el mundo está en las fuentes de la calle aseándose. Tampoco da la impresión de que dispongan de electricidad. No ha sido un buen broche final a la ruta.


Según vamos llegando los miembros del grupo a donde nos esperan los autobuses nos vamos felicitando por nuestra “hazaña”. ¡¡Lo hemos conseguido!!.


La carretera a Pokhara está mal pavimentada y tiene muchísimas curvas. Tardamos casi hora y media en llegar al hotel. Después hemos quedado todos para cenar junto con los guías y despedirnos de ellos.


La cena ha estado bien, pero ha sido demasiada cantidad, rozando la gula. Tampoco ha sido barata (unas 2500 rupias por comensal), pero bueno, un día es un día.